Tuesday, January 31, 2012

My new project and the Carpentry

Part 2

My new photographic project is about connections, I'll explore those threads woven by life in puzzling ways, strings defining our existence and shaping our destinies, deciding how we will spend our days and who will be with us in a distant future. I like how our branches are interconnected even when our roots are so far apart, or vice versa. I like how people who share the same family trunk get to have divergent fates, and how people from antagonist genesis are involve in identical situations, half a world away from each other and then get reunited only by those chances in life.

But connections go further. Few months ago I was looking for the right medium to work my next project. I was not comfortable with digital photography, which I have found to be more like a race in pursue of the best equipment, the most expensive camera or the most advanced computer. Photography made easy and instantly, digital technology has become the fashion show of this time, and everyone is competing for the prize. But photography should be done with more conscience and less sophisticated equipment, should be more personal, to the photographer as to the sitter. If photography is personal it is passional, and consequently it might transmit a better message about the photographer and his idea.

Inside the dark box, with out the bottom panel.

Precisely because of life fortuities I met Quinn Jacobson, an outstanding photographer and artist who had been working and researching the old photography alchemy and technique for the last ten years, but who also is a great person and a charismatic teacher, so just like that, my 19th century photography learning process begun and I found wet plate photography as the perfect medium to work my project. It had been too long since I left my dark room that I was fascinated with the experience of handling the pictures myself and watching them appear in front of my eyes, as if by magic. So thus it was. I decided to get immerse in real photography again, which meant I had to get the right tools and equipment to work photography on glass instead of film or pixels.

There are cameras, lenses and some items made in the 19th century still in use but for the most part, the majority of this equipment is made as replicas of those used circa 1860. But these tools and apparatus are rare, just few craftsmen in the country are making them and besides, they are expensive. All of that together means: Do it yourself. The best part about the new project, it allows me to work in different areas and to learn about many topics. Like woodworks, something I have loved since I was a kid.

Inside the dark box. To the left is the window for the 
red glass, at the top the system to support the shroud.

To work wet plate photography in the field a camera with a plate holder back able to hold glass plates is required, also a lens made of brass, a portable dark box like a movable dark room, a stand to hold the dark box, smaller boxes to contain silver bath, racks to hold the glass plates and porta-plate boxes. Except for the camera and lens, the rest was doable, so I started researching and sketching.

The dark box is perhaps the  most important piece of equipment, it is the operation center in the field, although it may be replaced by the trunk of a car http://iso1200.blogspot.com/2011/11/print-is-not-dead-wet-plate-collodion.html, or by a dark tent http://contrastique.wordpress.com/tag/st-pieter-maastricht/. Usually it is made from wood, but in some cases other options are found, like the cardboard dark box by Tom Persinger http://www.f295.org/site/?p=1047. I based my design in a traditional wood box and made a couple adjustments of my own. Something to take into consideration was my limited working space at home, lack of tools and no experience in the art of carpentry. So the design needed to be simple and the construction easy. I draw my sketches with precise measurements and a list of required cuts for each plywood. At the local store they did the cuts at the time of purchase. For difficult cuts, my friend Kevin Mullen helped me at his workshop. Other than that it was a matter of glue, screws, wood filler and sand paper.

Sketch of the dark box with measurement in inches.

My plan is to work Whole plate and smaller sizes (up to 8.5 x 6.5 in), so this gave me an idea of the space I'll need inside the box; that was my start point. Inside dimensions are 30.75 inches long, 12.5 inches deep and 22 inches high. A bottom door 13.5 inches tall will become a working surface once opened, added to the 12.5 inches deep of the inside area. That will make  a total work area of 30.75x26 inches, enough to accommodate a silver bath box, trays, towels, bottles and bickers. A 8x5 inches window will hold a red glass to light up the inside box with natural light. I chose to go fancy and got some nice knob, hinges and handlers, a beautiful finish stain and a polyurethane cover paint to protect the wood against weather conditions. I want to save some space inside the dark box, so I opt to insert the silver bath box through the box base cutting a rectangular hole at the bottom of the dark box. After all wood parts are glued and screwed together it's pretty convenient to sand the whole box to make smoother corners and get the surfaces ready to stain and cover with couple layers of polyurethane.

Two supports should be added at both sides to hold the shroud, they are removable to transport and attach to a strip to lock in place. In the other end, the stand is a simple X shape structure to hold the box at a desired hight. The box is placed on top and its side panels hold the stand in place. The legs are 52 inches long and the horizontal strips are 24 inches long. Two more rails are screwed to each frame of the stand to make it stronger and they are useful to place trays that hold equipment and chemistry.

Nelly sanding the stand. On the floor the dark box in process.

So far, we are in the final part of the process so I don't have pictures of the finished box yet, but I'll post soon. At the end it was a great pleasure working together with my wife building the dark box and other wet plate photography accessories. We are excited with many things on its way and the new project to move forward, now that I have a lot more time to spend on it.

Don't miss the part 3. Coming soon.

Mi Nuevo Proyecto y la Carpintería
Parte 2
Me standing next to the unfinished dark box and stand.

Mi nuevo proyecto fotográfico es acerca de conexiones, voy a explorar esos hilos que teje la vida de manera tan compleja, lazos que forman la existencia y definen el destino, decidiendo cómo serán los días y quién estará con nosotros en un futuro lejano. Me gusta la manera como nuestras ramas se interconectan incluso cuando nuestras raíces estén tan lejanas, y viceversa. Me desconcierta cómo llega a suceder que personas que comparten el mismo tronco familiar lleguen a tener destinos tan divergentes, y cómo personas de orígenes muy distantes se vean involucradas en idénticas situaciones, terminando reunidas sólo por esas casualidades de la vida.

Pero las conexiones van más allá. Hace unos meses me encontraba buscando el medio adecuado para trabajar de mi próximo proyecto. No me sentía cómodo con la fotografía digital, la cual encuentro que tiende a ser más una carrera por tratar de obtener los mejores equipos, la cámara más costosa o la computadora más avanzada. Fotografía fácil e instantánea, la tecnología digital se ha convertido en el desfile de moda de este tiempo, y todo el mundo está compitiendo por el premio. Pero la fotografía se debe hacer con más conciencia y menos sofisticación, debe ser mucho más personal, tanto para el fotógrafo como para el modelo. Si la fotografía es personal es pasional y por lo tanto puede transmitir el mensaje del fotógrafo de forma más clara.

Precisamente por casualidades de la vida me encontré con Quinn Jacobson, excepcional fotógrafo y artista que ha estado trabajando e investigando la alquimia de la fotografía antigua y su técnica durante los últimos diez años, pero que además es una gran persona y un carismático maestro, así que allí mismo comenzó mi proceso de aprendizaje de la fotografía del siglo XIX y además encontré que la fotografía de placas húmedas era el medio perfecto para trabajar mi proyecto. Había pasado mucho tiempo desde la última vez que había trabajado en un cuarto oscuro así que estaba fascinado con la experiencia de manejar de las fotos por mí mismo y verlas aparecer delante de mis ojos, como por arte de magia. Y fue así que decidí internarme en la fotografía real de nuevo, lo que significaba que tenía que conseguir las herramientas y equipos para trabajar fotografía en vidrios en vez de usar película o pixeles.

Front view of the dark box.

Hay cámaras, lentes y otros artículos hechos en el siglo XIX todavía en uso, pero en su mayor parte estos equipos son réplicas de los que se utilizaron alrededor de 1860. Pero estas herramientas y aparatos son escasos, sólo algunos artesanos en el país los están haciendo y además son costosos. Lo cual significa: hágalo usted mismo. Lo que más me gusta del nuevo proyecto es que me permite trabajar en diferentes áreas y aprender acerca de muchos temas. Como por ejemplo carpintería, algo que he amado desde que era niño.

Para trabajar fotografía de placas húmedas en exteriores se requiere de una cámara con un respaldo capaz de sostener placas de vidrio, un lente de latón, una caja oscura portátil a manera de cuarto oscuro móvil, un soporte para sostener la caja negra, cajas más pequeñas para almacenar el baño de plata, bastidores para sostener las placas de vidrio y cajas para transportar las placas. A excepción de la cámara y el lente, el resto era factible de hacer, así que me puse a investigar y bocetar.

La caja oscura es quizás la pieza más importante del equipo, es el centro de operaciones en el campo, aunque puede ser reemplazado por el baúl de un carro http://iso1200.blogspot.com/2011/11/print-is-not-dead-wet-plate-collodion.html, o por una tienda oscura http://contrastique.wordpress.com/tag/st-pieter-maastricht/. Por lo general, es de madera, pero en algunos casos se encuentran otras opciones, como la caja oscura de cartón de Tom Persinger http://www.f295.org/site/?p=104. Tomé como base para mi diseño una caja oscura de madera tradicional e hice un par de ajustes propios. Algo a tener en cuenta era mi espacio de trabajo limitado en el hogar para su construcción, la falta de herramientas y la carencia de experiencia en el arte de la carpintería. Así que el diseño tenía que ser simple y la construcción fácil. Dibujé mis bocetos con medidas precisas e hice una lista de cortes para hacer en cada una de las tablas. En la tienda donde adquirí las tablas hicieron los cortes en el momento de la compra. Mi amigo Kevin Mullen me ayudó en su taller con los cortes difíciles. Aparte de eso, el resto solo era cuestión de pegamento, tornillos, relleno de madera y papel de lija.

Sketch for the red window.

Estoy planeando trabajar en placa entera o más pequeñas (menos de 8.5 x 6.5"), así que esto me da una idea del espacio que necesito dentro de la caja, ese sería mi punto de partida. Las dimensiones interiores son 30,75 pulgadas de largo, 12.5 pulgadas de profundidad y 22 pulgadas de altura. La puerta inferior de 13.5 pulgadas de alto se convertirá en superficie de trabajo una vez abierta, sumado a las 12,5 pulgadas de profundidad de la zona interior, hará que el área de trabajo total tenga 30.75x26 pulgadas, suficiente para dar cabida a una caja de baño de plata, bandejas, toallas, botellas y bickers. Una ventana de 8x5 pulgadas tendrá un vidrio rojo para iluminar el interior de la caja con luz natural. Decidí utilizar manijas y bisagras de lujo, aplicar tintilla y una capa de poliuretano para proteger la madera contra las condiciones climáticas. Quiero ahorrar algo de espacio dentro de la caja oscura, por lo que opté por insertar la caja de baño de plata a través de la base de la caja haciendo un agujero rectangular en la parte inferior de la caja oscura. Después que todas las partes de madera están pegadas y atornilladas entre sí es muy conveniente lijar toda la caja para hacer redondear las esquinas y obtener superficies lisas para aplicar la tintilla y el poliuretano.

Dos soportes se deben agregar a ambos lados de la caja para sostener la capa, son desmontables para transportar y se colocan insertándolos a través de listones alineados para asegurarlos en su lugar. En el otro extremo, la base es una estructura simple en forma de X encargada de mantener la caja oscura a la altura deseada. La caja se coloca en la parte superior y sus páneles laterales sujetan el soporte en su lugar. Las patas son de 52 pulgadas de largo y las franjas horizontales de 24 pulgadas de largo. Dos listones más se atornillan a cada rectángulo con el propósito de hacerlos más fuertes y son útiles también para colocar las bandejas que contienen el equipo y la química.

Notebook with sketches.

En este momento nos encontramos en la parte final del proceso, de modo que no tengo fotos de la caja terminada, pero las publicaré pronto. En fin, ha sido un gran placer trabajar junto con mi esposa en la construcción de la caja negra y otros accesorios para fotografía de plato húmedo. Estamos muy contentos, con muchas cosas en camino y con el nuevo proyecto para seguir adelante, ahora que tengo mucho más tiempo para dedicarle.

No se pierda la 3ra parte. Muy pronto.

Friday, January 20, 2012

My new project and the paper making process

Part 1

Vat and mould used in the paper making process.

My new project in which I started working a couple months ago, will involve different arts and disciplines together to complement  and nourish the concept. I'll explore those connections that put us together in fortuitous circumstances created just by destiny, the serendipity of life helped by our willing to move, to go beyond what is surrounding us in the monotony of life.

Similar chances in life made me meet Ray Tomasso, master paper maker, paper sculptor and printmaker who's been researching the hand made paper process for 40 years and helped founding the International Association of Hand Papermakers and Paper Artists (IAPMA), the world’s leading organization of paper artists, based in Muttenz, Switzerland. After attending a letterpress printing workshop and joining the Book Arts League in Lafayette, I was invited to a conference about the hand made paper history and process. The speaker was Ray,  whose sculptures were on exhibition at the Colorado University in the Boulder campus. It fascinated me. Short after that I went to his studio asking for his tutoring on the hand made paper process. It's been a great pleasure and privilege to have the chance of work at his studio and see him putting together his paper sculptures for his coming exhibition in Denver, Colorado.

So, the paper. Going back in time two thousand and two hundred years, it was in 250 BC that a savant chinese called Mêng T'ien invented the camel hair brush, which impelled the art of chinese calligraphy to be practice by a broader group of people, creating a massive demand for writing surfaces where the new invented brush and fluid inks could be used in an efficient way. Chinese calligraphy, which was originally conceived in 2700 BC by Ts'ang Chien, was usually painted on woven cloth, which was expensive to produce, so a more practical and inexpensive surface was needed. By cutting the woven clothes to bring it to the required size, some scraps ended on the floor and somebody though on using those wasted fibers in the creation of the new media. It was until 105 AD that chinese eunuch Ts'ai Lun proclaimed to the emperor his marvelous invention.

Paper is a felted material made in the form of thin sheets or leaves from rags, straw, bark, wood or other fibrous material immersed in water, formed on flat, porous moulds. But to be considered as true paper the thin sheets must be made from fiber that has been macerated until each filament is a separated unit, the fibers intermixed with water, and by the use of a sieve-like screen the fibers are lifted from the water in the form of a thin stratum. The water drains through the small openings of the screen leaving a sheet of matted fiber upon the screen surface. The thin layer of intertwined fiber is paper.

Long before paper was invented other surfaces were used to write on but they were not paper. Papyrus from Egypt was made by putting together long laminated slices from the plant to create sheets; the so called Rice Paper from Formosa was made unrolling the tissue inside the trunk of the Fatsia Papyrifera tree, so it is not paper neither is made from rice; parchment and vellum were made from animal skins. And even before, other surfaces were used to write or draw, man used stone, bricks, brass, cooper, bronze, lead, wood, leaves of trees and barks to make his thoughts perdurable. 

Non less captivating is the etymology of the words originated from the writing process. The words "paper", "papier", "papel" derive from the latin word "papyrus" although they are not related mediums. "Bubloi" was the greek term used to denote the inner fiber of the papyrus plant, and writings on sheets of papyrus were known as "biblos", from where derivates biblia, bible, bibliotheca. In ancient times books were made by putting together tree leaves with cords and bound them in wood; that is the origin of the word "leaf" to designate a page in today's books. Old Latins used the word "liber" to designate the inner bark of the trunk, a material they used upon which to write, term that evolved in time to name the book itself "libro", and the collection of books "library". 

Now let's talk about the process itself. The most important tool in the hand made paper making activity is the mould. There are two kinds of moulds, "wove" and "laid" and they are used to lift the fibers immersed on water from the vat where it is contained. A different employed method is to place the mould on top of the vat or a porous surface and pour water with fiber on top to create the sheet of paper. 

The first mould used by the ancient chinese should have been a square of coarsely woven cloth held within a four sided bamboo frame by threads. This one is called "wove" mould and after the fiber was on it, the porous material allowed the water to drain and the fiber was dried to the sun remaining on the mould. 

A great later advance was to introduce a bamboo frame to support a removable surface of thin material as grass or horse hair finely interlaced laid on top, which allowed the pulp to be removed from the mould while still wet in order to the drying process, reason why it is called "laid". This gave the paper maker the ability to use the same mould to create sheet after sheet doing the operation much more practical and faster. Thin bamboo stripes used to rigidify the frame were placed across at small intervals, laced with horse hair or similar threads to attach them to the frame. Those bamboo stripes and laces leave marks on the paper once it dries, in the way of watermarks. Those marks are called "laid lines" for the bamboo marks and "chain lines" for the laces marks. Those marks are used to determine a specific paper origin.

Over a thousand years after its invention, paper making was introduced to Europe and arrived in Spain in the 12th century. European paper makers replaced the removable flexible laid on mould cover for a rigid net and introduced the use of a deckle or removable frame to keep the pulp within the mould and delimit the sheet size.

Some parts are documented from the book Papermaking by Dard Hunter, Dover publications, NY.

Don't miss the Part 2 coming soon.

Rag and recycled paper fibers immersed in water.

Mi nuevo proyecto y el proceso de hacer papel Primera parte

Mi nuevo proyecto, en el que empecé a trabajar hace un par de meses y en el que involucraré diferentes artes y disciplinas que se complementarán entre sí para nutrir el concepto del mismo, va a explorar esas conexiones que en la vida nos unen a partir de circunstancias fortuitas creadas  por el destino, al que ayudamos sólo con nuestra voluntad de movernos, de ir más allá de lo que nos rodea en la monotonía que ronda nuestras vidas.

Mismas casualidades en la vida me encontraron con Ray Tomasso, maestro en el arte de hacer papel a mano, escultor de papel y tipógrafo impresor, quien ha investigando el proceso de manufactura del papel durante 40 años y co-fundó la Asociación Internacional de Fabricantes de Papel Hecho a Mano y Artistas del Papel (IAPMA), organización líder en el mundo, con sede en Muttenz, Suiza. Después de asistir a un taller de impresión tipográfica y unirme a la Liga del Libro Arte en Lafayette, fui invitado a una conferencia sobre la historia del proceso de fabricación de papel. El conferencista era Ray, cuyas esculturas estaban exhibidas en la Universidad de Colorado en Boulder. Quedé inmediatamente fascinado. Poco después fui a su estudio para pedir su tutoría en el proceso artesanal de elaboración del papel. Ha sido un placer y un privilegio tener la oportunidad de trabajar en su estudio y verlo ensamblar sus esculturas de papel que harán parte de su próxima exposición en Denver, Colorado.

Ahora al papel. Retrocediendo dos mil doscientos años en el tiempo, en 250 AC un sabio chino llamado Mêng T'ien inventó el pincel de pelo de camello, que impulsó el arte de la caligrafía china a ser practicado por un amplio número de personas, creando una gran demanda de superficies de escritura donde el recién inventado pincel y las tintas fluidas pudieran ser utilizados de manera eficiente. La caligrafía china, que fue originalmente concebida en 2700 AC por Ts'ang Chien, era generalmente plasmada en tela tejida, que era muy costosa de producir, de modo que una superficie más práctica y económica se hizo necesaria. Al cortar la tela tejida para acomodarla al tamaño requerido, algunos retazos terminaban en el suelo y a alguien se le ocurrió usar esas fibras de desperdicio en la creación del nuevos material. Pero solo fue hasta el año 105 DC que el eunuco chino Ts'ai Lun proclamó ante el emperador su invento maravilloso.

El papel es un material afieltrado hecho en forma de delgadas láminas u hojas a partir de trapos, paja, corteza, madera u otro material fibroso sumergido en agua, formado en moldes planos de material poroso. Pero para ser considerado verdadero papel, las hojas deben ser hechas de fibras que han sido maceradas hasta que cada filamento es una unidad separada, mezcladas con agua y acumuladas con el uso de un tamiz que levanta las fibras del agua en la forma de una capa delgada. El agua se drena a través de las pequeñas aberturas de la superficie dejando una lámina de fibra mate sobre el tamiz. La delgada capa de fibras entrelazadas es el papel.

Mucho antes de la invención del papel otras superficies similares se utilizaron para escribir pero ninguna era papel. El "papiro" de Egipto se hace juntando rebanadas laminadas de la planta para crear hojas, el llamado "papel de arroz" de Formosa se hace desenrollando el tejido interior del tronco del árbol Fatsia papyrifera, por lo que no es papel y no está hecho de arroz; el "pergamino" y la "vitela" se hicieron a partir de pieles de animales. E incluso antes de eso, otras superficies fueron utilizadas para escribir o dibujar, el hombre ha utilizado piedra, ladrillos, latón, cobre, bronce, plomo, madera, hojas y cortezas de árboles para hacer sus pensamientos perdurables.

No menos fascinante es la etimología de las palabras originadas en el proceso de la escritura. La palabra "papel" deriva de la palabra latina "papyrus" así ambas superficies no estén relacionadas. "Bubloi" era el término griego utilizado para referirse a la fibra interior de la planta del papiro, y los escritos sobre hojas de papiro eran conocidos como "Biblos" de donde derivan "biblia" y "biblioteca". En tiempos antiguos los libros se hicieron juntando hojas de árboles atadas con cuerdas y empastados en madera, siendo el origen de la palabra "hoja" para designar a una página en los libros de hoy. Los latinos de la antigüedad utilizaban la palabra "liber" para designar a la corteza interna del tronco que utilizaban para escribir, término que trascendió para nombrar al "libro".

Hablemos ahora del proceso mismo. La herramienta más importante en la actividad artesanal de fabricación de papel es el molde. Hay dos tipos de moldes, "wove" y "laid" se utilizan para levantar las fibras sumergidas en el agua de la batea. Otro método empleado es colocar el molde en la parte superior de la batea o sobre una superficie porosa y verter el agua con la fibra sobre el molde para crear la hoja de papel.

El primer molde utilizado por los antiguos chinos debería haber sido tan simple como un cuadrado de tela gruesa tejida atado con hilos a un marco de bambú. Este molde se llama "wove" y era utilizado para drenar el agua una vez la fibra era depositada y dejándola en el molde para ser secada al sol.

Un avance en la utilización del molde fue la introducción de una estructura de bambú con una superficie de apoyo extraíble, hecha de material fino como hierba o pelo de caballo fínamente entrelazado y extendido en la superficie superior del molde, lo que permitió que la pulpa se extrajera del molde mientras aún estaba húmeda, llamado "laid". Esto le dió al fabricante de papel la capacidad de utilizar el mismo molde para crear hoja tras hoja y realizar la operación mucho más práctica y más rápido. Finos listones de bambú se utilizan para rigidizar la estructura, colocándolos al través, con pequeños intervalos y atados con pelo de caballo para fijarlos a la estructura. Esos listones de bambú y los cordones dejan marcas en el papel una vez que éste se seca, en la forma de marcas  "gota de agua". Esas marcas se llaman "línea de marca" para las marcas de bambú y "líneas de cadena" para las marcas de los cordones. Esas marcas se utilizan para rastrear el origen de un papel específico.

Más de mil años después de su invención, la fabricación de papel fue introducida en Europa y llegó a España en el siglo XII. Los fabricantes europeos de papel reemplazaron la superficie flexible extraíble de la cubierta del molde por una red rígida e introdujeron el uso de un marco removible el cual mantenía la pulpa en el molde y delimitaba el tamaño de la hoja.

No se pierda la segunda parte, aquí muy pronto.

Tuesday, December 13, 2011

Seres de Sangre

Foto: "Beings of Blood"
Copyright © German Murillo 2011

Hechos de mi país no dejan de sorprender. Y no de buena manera, no. Lo sucedido el 26 de Noviembre de 2011 en las selvas de Colombia, en donde cuatro personas secuestradas por 12, 13 y 14 años fueron asesinadas por quienes las mantenían cautivas tiene que hacer reflexionar y debería hacer actuar a quienes quieren vivir en un país mejor, quienes son la mayoría, inmensa mayoría. Pero es una mayoría que no actua, no porque no quiera sino porque no sabe qué hacer, país sin líderes. Asesinados después de 12, 13 o 14 años. Muertos, terminados, arrebatados a la vida. En el impulso de un momento decidir terminar la vida de una persona que tiene un pasado, que posee una historia, que tiene cualidades y aptitudes, una persona que tenía lazos en la vida; pero no los lazos que lo mantenían atado en un acto cobarde de doblegación por desventaja, qué gran acto de valentía controlar la situación cuando se es el único que tiene en la mano un fusil; lazos en la vida que lo unían a personas que hicieron su vida al lado de ellos, a personas que los vieron nacer, a personas que ellos engendraron y que  nunca vieron crecer.

Trato de imaginar cuánto tiempo es catorce años atado de un árbol. De lo que sea. Atado. Y no, no lo consigo, ni siquiera quiero tratar con más fuerza. Mi fortaleza no me alcanza a tan solo imaginar lo inmensamente largos que puedan ser esos años sin libertad para moverme. Los momentos pasados, los años idos, la injusticia de actos crueles y cobardes, la abominación de tomarse el derecho de comandar vidas ajenas, la enajenación de mentes pestilentes convenciéndose a sí mismas que tienen el derecho y la razón para cometer actos contra la vida, la ignorancia que lleva a muchos a dejarse manejar por pocos, la humillación propia al sentirse manipulado. Años, meses, semanas, dias, horas. Cada minuto ido que se convierte en sangre derramándose sobre el reloj vital de familias separadas, alimentadas con odio, revestidas de rencor, sintiéndose inútiles ante descomunal barbarie.

La especie está en un descenso incomparable. Mejor aún (o mejor, peor aún), solo comparable con la barbarie de épocas oscuras de la historia conocida, escaladas de pueblos bárbaros arrasando poblados enteros; construcción de recintos destinados a rociar personas con ácido cianhídrico exterminando sin distingo familias enteras; persecución de hombres de ciencia en el medioevo, de personas negras en el siglo diecinueve o genocidios donde hermanos aniquilan hermanos en innumerables guerras civiles del siglo XX.

La especie humana se viene abajo, se estrella contra el mundo en el que habita, ya no basta con golpear al planeta que soporta la vida sino que también se acaba con la vida. Unos pocos manejando los destinos de muchos. Unos cuantos decidiendo acabar con todo. Y el resto mirando, haciendo marchas y contando muertes.

Será esperar a que aparezca un líder que nos indique lo que podemos hacer para tratar de componer nuestras sociedades o, será mejor, tomar conciencia propia y en definitiva actuar para cambiar nuestro mundo, nuestro micro mundo en el que nos movemos cada uno, sólo con cambiar eso, estaremos haciendo un gran cambio. Nada conseguimos saliendo a marchar por las calles con carteles en la mano para ser captados por las cámaras del noticiero derrochando el tiempo, las horas preciosas, los días y los años que tenemos para trabajar, para crear, para vivir. Las horas que cuatro personas asesinadas ya no tienen, las horas que para ellos volaron hacia la nada y nada podemos hacer. 

Fotografía de German Murillo. Todos los derechos reservados.

Monday, June 27, 2011

Cómo extraño a mi país

Foto: Cómo extraño.

Lo exraño de manera romántica
de la forma como se escucha una canción
que me devuelva a la cuna
donde escuchaba a mi padre afeitarse
y su radio de transistores
dejando en el aire notas
de bambucos y de valses.

Lo extraño rabiosamente;
con esa rabia contenida
al verlo consumirse
en sus propias brasas.

De manera nostálgica
con colores grises
como la nostalgia que envuelve
los cielos del altiplano
en sus tardes de aguaceros,
con matices vivos
de sus dias de fiesta
y la nostalgia por mis amigos
que no me veían.

Lo extraño por su gente
la gente del campo
la que brinda un caldo
lleno de campo, lleno de vida
sopas de vegetales cultivados en granja
de pollos frescos y papas de mil sabores.

Cómo extraño al país que tanto amé
si ya se ha ido
si se ha perdido
y prefiere que no lo encuentre.
Cómo extraño lo que no extraño.
No lo sé y prefiero no extrañar.

Extraño al país que espero
que exista un día.

Ver foto: http://www.flickr.com/photos/23817399@N08/5878686644/in/set-72157624936892713

Fotografía de German Murillo. ©2011 Todos los derechos reservados.

Wednesday, January 19, 2011

La inspiración del poeta

Foto: Flamingo, Everglades National Park, Florida.

Hay vidas que inspiran lo más profundo del alma. Las de esas personas que en contra de todas las dificultades con que tropiezan, llegan a ser faros iluminando el camino del pensamiento y la creación humana, que sin obligar a nadie a nada se convierten en quienes queremos seguir, imitar en espíritu, cuando no en cuerpo presente.

Solo hasta hace muy poco fuí consciente que una de las más grandes figuras de las letras castellanas, Miguel Hernández, tuvo tan poco tiempo para contar todo aquello que escribió. Muy pocos años le bastaron para ser uno de los pilares de la poesía y la canción no solo española sino del ámbito hispano y universal.

Su educación escolar empezó a los nueve años. Edad tardía debido a la precaria situación de la familia y la que duraría escasos seis años, debido a lo mismo, pues su padre lo requería para trabajar en el cuidado de animales. No fue motivo para impedir que a sus quince años escribiera los primeros poemas en periódicos locales y que a los veintitrés publicara  su primer libro.

Su vida la acortaría aún más la guerra, a la que se vincula a los veintiseis y la prisión en la que lo arrojan a los veintinueve. Hechos que muy lejos de apartarlo de las letras, los aprovechara para inspirar sus más grandes obras, así como en años anteriores provocaran las muertes prematuras de su gran amigo Ramón y su primer hijo, Manuel Ramón.

Tan poco tiempo para hacer tanto y aún más llegar a ser inspiración para quienes pensamos de manera simple en que los seres humanos nos podemos humanizar; y férreamente creemos que las cosas pueden ser inmensamente mejores si tan solo las miramos sencillamente. Si tan solo perseguimos un sueño que tratamos de convertir en realidad.

En este campo
estuvo el mar.
Alguna vez volverá.
Si alguna vez una gota
roza este campo, este campo
siente el recuerdo del mar.
Alguna vez volverá.

Una fotografía.
Un cartón inexpresivo,
envuelto por los meses
en los rincones íntimos.

Un agua de distancia
quiero beber: gozar
un fondo de fantasma.

Un cartón me conmueve.
Un cartón me acompaña.

De: Vals de los enamorados y unidos hasta siempre. Miguel Hernández.

El único límite en la vida es la voluntad misma del hombre, ya que en todos reside, en algún rincón del corazón, esa fortaleza del espíritu que permite emprender el vuelo hacia lugares desconocidos y que, una vez que lo decidamos, nos va a permitir realizar los sueños más audaces, aquellos que parecen imposibles, aquellos que valen la pena vivirlos despierto, esos que harán que nuestras vidas hayan valido la pena, siguiendo el camino de quienes nos inspiraron en un momento; o abriendo aquel de quienes nos van a inspirar en un futuro.

Alondra de mi casa,
ríete mucho.
Es tu risa en los ojos
la luz del mundo.
Ríete tanto
que en el alma, al oírte,
bata el espacio.

De: Nanas de la cebolla. Miguel Hernández.

Ver la Foto: http://www.flickr.com/photos/23817399@N08/5370956624/

Fotografía de German Murillo © Todos los derechos reservados

Thursday, November 11, 2010

Missing the colors

Foto: A walk in the park. By German Murillo ©

Today snowed for the first time this season, a chilly day, not that cold though. An overcast day with very flat, dull gray tones and a heavy layer of fog hiding the Rockies. A beautiful light for intimate shots, soft shadows on portraits, evocative landscapes or even some not that photogenic aguardiente shots.

This is the first day but it seems to me that those colorful, warm cozy afternoons filled with hot hues and harmonic yellow and green palettes and leaves falling from heaven have gone long time ago. But the photo of my wife sitting in the perfect spot was taken just five days ago, one of those moments in life I'll never forget.

Well, now is the time to get ready for the new season, that time of the year when I don't have to spend that much money buying color cartridges for my printer, the time of shooting on the snow.

See the picture: http://www.flickr.com/photos/23817399@N08/5167673540/

Photography: German Murillo © All rights reserved.

Thursday, October 28, 2010

Cómo sería...

Foto: Encanto de la luz de las montañas. Evocador y aún por descubrir. Por German Murillo ©

No. No es que lo desee. Ni que esté anunciando el apocalípsis. Sólo que pienso en qué tan preparados estamos para llevar una vida más o menos normal si de repente desaparecieran los computadores. No siendo tan extremo, si un día se cortara el fluído eléctrico y agotáramos la batería del portátil. Qué tan desconocido sería ese nuevo universo en el que deberíamos movernos y aprender a sobrevivir de manera repentina.

Por supuesto, este tema no tiene ninguna validez en los pequeños pueblos de mi país ni en las pequeñas ciudades. Casi que ni en las grandes. Tampoco en la mayoría de pueblos del gran continente africano o del vasto y antiguo continente asiático, exceptuando claro, la guardería en donde nacen y crecen los nuevos juguetes tecnológicos; ni tampoco en la mayoría casi despoblada del continente austral o las miles y miles de islas del Pacífico. Para decirlo mejor, este pensamiento sólo podría causar pánico a quienes viven en uno de los rincones tecnológicos de avanzada, no tanto si han vivido mucho; más  afecta a las nuevas generaciones, entre más nuevas más vulnerables de sufrir hasta límites desconocidos el tener que afrontar un mundo sin pantallas de computadores o procesadores electrónicos.

Un mundo en el que toque ser un ente social, interactuando con personas en carne y hueso, hablando directamente a cada una de ellas expresando emociones sin ayuda de los emos imagino que debe ser una pesadilla para cualquier jovencito de hoy. Volver a reunirse con la familia en torno a un televisor en el que todos tienen que ver el mismo programa y comentarlo, con la familia! Debe sonar raro. Y qué tal el hecho de no poder consultar esas inquietudes tan íntimas en internet, donde existe la opción de preguntarle a un desconocido sobre los temas que marcan la adolescencia, sin apenarse, porque se tienen interlocutores anónimos, que nunca nos va a ver; ahora tocaría hablarlo con los padres, los amigos o los hermanos. Se podría sobrevivir a esa ráfaga de vergüenzas? La fobia que pueden producir los lugares abiertos se sumarían a los desequilibrios de la nueva jóven sociedad, jugar en un parque, patear un balón en frente de la casa de un compañero de colegio, qué cosa más extraña debe ser.

Estaríamos preparados para volver a vivir en un mundo real? Preparados para volver a pasar la páginas de un libro oliendo a tinta recientemente puesta sobre el papel blanco y brillante que sostiene fotos impresas o tener la certeza que nuestra memoria no sería ya capaz de recordar el número de teléfono de casa, teniendo la necesidad de volver a la operadora que levanta el teléfono de campana para pedirle que me comunique con mi hermana o mi ex-jefe. Claro, ya no habrían jefes porque sin computadores no habrían habilidades para desempeñar oficios.

Más que añorar el tiempo en que dibujaba con un lápiz sobre un papel es el desconsuelo por no ejercer esa habilidad. Hace años nos sentábamos con mis amigos a pensar quienes serían las personas más importantes para salvar en una situación catastrófica en la que no hubiera muchas sillas disponibles. Y la conclusión lógica era que artistas y artesanos serían quienes podrían salvar a las pocas personas encargadas de preservar la especie humana. Los más experimentados ingenieros, economistas y abogados con altos estudios y títulos sonoros no estaban entre aquellos a quienes se podría encargar la esperanza de la especie. Por el contrario, los sembradores, los carpinteros, los aventureros que conocen las montañas, los que pueden hacer un barco con un tronco de arbol caído, los contadores de historias o la señora que sabe cómo hacer un desayuno sin horno microondas serían los salvadores. Pero lo curioso es que hoy, en tiempos de los complejos ordenadores, esas reflexiones no cambian su conclusión. Sólo que a la lista de menos capacitados para sobrevivir se suman los genios de la computadora y los campeones del Wii.

Pero como decía, no es que lo desee ni que piense que va a pasar. Steve Jobs no permitirá que alguien más tome el control y salve a la humanidad. Yo únicamente quería mostrar mi más reciente foto hecha desde mi balcón, sólo que no encontraba el lector de la tarjeta de memoria digital. Y pensé.

Ver la Foto: http://www.flickr.com/photos/23817399@N08/5123469363/


Fotografía de Germán Murillo © Todos los derechos reservados.